ESPECIAL Más de 10 millones de venezolanos rechazan a Maduro (GRÁFICOS)

482
0
Share:

El rechazo a la gestión del Presidente Nicolás Maduro no es sólo de los partidos de la oposición y de lo que se considera oposición dura, sino también de quienes se identifican como chavistas descontentos, revelan los estudios de opinión realizados por Datanálisis.
En las encuestas realizadas por esta empresa se reflejan las tendencias que se expresaron en las elecciones de carácter nacional.

Bloques políticos

De acuerdo con el análisis hecho por los especialistas, al estudiar la evolución de los bloques políticos, se ha registró un aumento notable de la brecha a favor del oficialismo entre el 2003 y comienzos de 2007. Pero, hubo una disminución progresiva dde la diferencia hasta el 2009 con un repunte a favor del oficialismo en ese mismo años.
Posteriormente, se observó una disminución de la brecha entre 2010 y 2011 hasta cruzarse las tendencias.

 

De nuevo se produjo un aumento muy signifiativo de la brecha durante el año 2012 y se notó una caida notable del oficialismo a partir de mediados de 2013, que se agudiza en 2014 y 2015.

El oficialismo tuvo una recuperación inestable después de las parlamentarias de 2015.

Resalta Datanálisis una caida muy significativa de los no definidos desde 2010,
En el estudio no se está hablando de las causas de la caída del oficialismo a partir de 2913, pero indudablemente es consecuencia de la crisis que se agravó con la escasez de alimentos y de medicinas, el incremento incesante de la inflación y la serie de dificultades que se han venido presentando en los servicios públicos más esenciales.

No se puede obviar las restricciones del suministro de energía eléctrica que se atribuyeron como secuela de El Niño, aunque Venezuela no se encuentra en el espacio geográfico de ese fenómeno climático, que tradicionalmente ha afectado a las regiones situadas cercanas al océano Pacífico.

Y también hay que tomar en cuenta el cierre de la frontera con Colombia, justificado mediante el estado de emergencia y la denuncia oficial del contrabando de combustible y alimentos hacia el vecino país. Esa situación tuvo una gran repercusión por cuanto se alteró la vida entre comunidades fronterizas.

Identificación partidista

En base a los análisis hechos sobre el período comprendido entre el 2003 y 2016, en la identificación partidista, las organizaciones Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y Gran Polo Patriótico (GPP), en el cual se aglutinan los movimientos políticos que comparten el mismo pensamiento del partido oficial y naturalmente del gobierno, primero de Hugo Chávez y luego continuado por Nicolás Maduro, siguen muy de cerca las tendencias de los que se definen como chavistas y oficialistas.

La adhesión a los partidos de la oposición está muy por debajo de la tendencia oposicionista y no logran superar ampliamente al PSUV-GPP.

Pero, los que se definen como independientes reputan durante los años 2014 y 2015. Y se ubican muy cerca del promedio desde 2003.

El cuadro político actual

En estos momentos, las personas que se confiesan de oposición son más del doble que los oficialistas.

Pero, la diferencia entre los que se identifican con los partidos de la oposición y aquellos que se consideran partidarios del oficialismo es menos significativa.

Quienes se identifican con el PSUV-GPP están muy cerca de los que se definen como chavistas-oficialistas. Y los que se identifican con la Mesa de la Unidad Democrática y sus partidos son una fracción mucho menor de los que se consideran opositores.

Conviene señalar que los estudios hechos sobre oposición no sólo abarcan a la plataforma unitaria de la MUD, sino a lo que se considera los cuatro grandes partidos: Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Primero Justicia.

En esos sondeos la MUD se considera que tiene el respaldo de 3 millones 446 mil 418 personas y los cuatro grandes partidos, 1.946.564 militantes.

El desarrollo de la oposición a Nicolás Maduro

Cuando Datanálisis estudió el desarrollo de la oposición al jefe del Ejecutivo Nacional, determinó que los que se oponen a Nicolás Maduro y quieren su slida de la Presidencia son muchos más que los identificados con la oposición.

Los que apoyan a Maduro son los mismos que se definen chavistas-oficialistas y los que se identificación el PSUV-GPP, con algunas variaciones de acuerdo a la coyuntura económica y política.

Los principales partidos de la oposición –Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática y Primero Justicia- y la oposición dura sólo constituye el 35 por ciento de los que se oponen a Maduro.

Y eñ 65 por ciento son de oposición débil o chavistas descontentos.

Dentro de ese análisis, la suma de esos sectores supera los diez millones de personas.

Fuera de este estudio hay que considerar que no se habla de lo ocurrido a finales del año pasado cuando a través de tribunales penales fueron introducidas las demandas por presunto fraude en la recolección de firmas para llevar a cabo el referendo revocatorio presidencial de Nicolás Maduro y como consecuencia de esas decisiones fue paralizada toda la tramitación que se venía realizando, aunque con muchas dilaciones denunciadas por los sectores de la oposición.

Tampoco se habla de lo que pasó cuando la MUD decidió suspender las movilizaciones de calle que ya habían tenido su mayor expresión con la llamada toma de Caracas cuando una gigantesca demostración de protesta de más de un millón de Caracas se llevó a cabo el primero de septiembre.

Esa decisión tomada por la MUD como un gesto de apoyo al papa Francisco por haber enviado a uno de sus representantes para participar en el denominado diálogo, en el cual aparecían como mediadores los ex jefes de los gobiernos de España, Panamá, Dominicana y Colombia (José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos, Leonel Fernández y Ernesto Samper, respectivamente, quien se desempeña como secretario ejecutivo de Unasur), enfrió la calle y causó grandes desavenencias en factores de la oposición.

Además se presentó otra situación desventajosa para la población opositora cuando las elecciones regionales de gobernadores y consejos legislativos fueron suspendidas para este año, pero todavía no ha sido establecido el cronograma para llevarlas a cabo. Ni tampoco se ha considerado en los estudios lo que ha pasado con las elecciones municipales, que también deben celebrarse de acuerdo a la Constitución.

Es de esperarse que los análisis que se hagan ahora nos ofrezcan otras lecturas sobre la forma como ha venido pensando la oposición y por supuesto los chavistas descontentos.

Conclusiones

Tras el estudio que se ha hecho con base en diferentes aspectos relacionados con el comportamiento político, Datanálisis ha llegado a algunas conclusiones, entre las cuales figuran las siguientes:

-El peso de la oposición débil y del chavismo descontento es determinante entre los que se oponen a Nicolás Maduro y su gestión de gobierno. Estos sectores son la clave para cualquier salida de la crisis actual.

-Los principales partidos de la Mesa de la Unidad Democrática -que son los cuatro ya mencionados en esta información- no han logrado incorporar el crecimiento de la oposición y el descontento a partir de 2013.

-La polarización entre el PSUV y los partidos de la MUD favorecve al oficialismo, pues deja por fuera a la mayoría de los que adversan a Maduro.

Más allá de la coyuntura actual es necesario plantearse una renovación profunda de la configuración política de las fuerzas democráticas.

Share:
A %d blogueros les gusta esto: