Gobierno usa la Constituyente para fabricarse una mayoría que no tiene

34
0
Share:

Politólogos afirman que las bases comiciales determinarán el proceso 

Por JORGENIS HERNÁNDEZ | @JH_PACO | JORHERNANDEZ@EL-NACIONAL.COM

La convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente sería la estrategia del gobierno para ir a una elección no convencional y tratar de modificar la Constitución a su medida con la creación de un sistema comicial que le asegure la mayoría en la escogencia de constituyentes.

Las propuestas de cambiar el Estado, el ordenamiento jurídico y la Carta Magna son consideradas por varios politólogos como la única alternativa del gobierno de Nicolás Maduro de consolidar su ideal político en un panorama que tiene a la oposición con mayor cuota de apoyo popular.

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, asevera que una Constituyente es la mejor opción del gobierno, pero no la que le augura el éxito aunque su alternativa es peor.

León destaca que el régimen de Maduro sabe que no ganarían una elección convencional y transparente, es por esto que recurre a una Constituyente que cambia todo el juego político con las condiciones que el jefe de Estado propone.

Maduro esbozó la tarde y la noche del 1° de mayo que habría “unos 500 constituyentes” entre representantes sectoriales y territoriales, y que definiría las bases comiciales para dárselas al Consejo Nacional Electoral, pero para hacerlo tiene varios días. Mientras esto ocurre, solo puede haber especulación de acuerdo con el politólogo John Magdaleno.

Magdaleno argumenta que con lo señalado por el jefe de Estado se pretenderían establecer condiciones para fabricar una mayoría que no tendría en unas votaciones universales, directas y secretas.

Un planteamiento similar tiene Luis Vicente León, que sostiene que el gobierno no tiene que ser el que posea el mayor apoyo popular en el proceso constituyente, pero sí quien controle a los sectores que escogen a los representantes y eso es lo que idealiza Maduro. “Controlando a los que pueden ser mayoría sin ser mayoría. Es la única manera de cambiar el juego”.

En esa misma línea de ideas está Nícmer Evans, coordinador de Marea Socialista  y politólogo. Evans destaca que la concepción “corporativista” que el gobierno pretende instaurar busca que, a pesar de no tener el apoyo popular, sea mayoría en los constituyentes. Ejemplificó que un campesino de Guasdualito votaría por un constituyente sectorial y uno territorial, mientras que habría otra persona que tendría hasta 20 votos.

Afirma que sería “ingenuo” pensar que la convocatoria de Maduro sea favorable para la democracia por cómo está configurada. “Implica una trasformación que pueda afectar sus principios y sus valores, no dice a fondo que es lo que quiere”.

En ese aspecto coincide León, quien explica que la Constituyente canaliza la energía de un llamado a elección y automáticamente inhabilita a todos los poderes constituidos, incluyendo a la Asamblea Nacional. Pero a pesar de eso, el presidente de Datanálisis y John Magdaleno consideran que existe un escollo y una alcabala en el camino: el referéndum consultivo.

León opina que el gobierno perdería la consulta sobre si hacer o no la Constituyente, pero podría no convocarlo debido a que constitucionalmente no está explícito ese requisito.

Oposición en riesgo

A pesar de que la Mesa de la Unidad Democrática llamó a los venezolanos a rebelarse contra la Constituyente, su participación en el proceso es algo que no está totalmente definido.

John Magdaleno considera que la oposición está en riesgo de perder la mayoría que actualmente ostenta por las bases comiciales que Maduro ha mencionado.

León no cree que la oposición participe en una convocatoria sesgada y que la limita con constituyentes elegidos por sectores y no por poblaciones.


El legado de Chávez

Durante sus trece años de gobierno el fallecido presidente Hugo Chávez aseveró que la Constitución que los venezolanos elaboraron y aprobaron en 1999 era uno de sus más grandes logros y lo que guía el proceso revolucionario iniciado por él.

El dirigente de Marea Socialista, Nícmer Evans, consideró que el intento de querer cambiar la Constitución es desconocer el origen del mismo gobierno y decir que la Carta Magna no le sirve, por tanto no le sirve el proyecto de Chávez.

Evans recordó que el fallecido mandatario llegó a plantear reformas a la Constitución, pero no dijo que debía haber un nuevo proceso constituyente sino una evolución. El politólogo aseveró que la Carta Magna chavista y bolivariana ya le es incómoda a Maduro, quien dice ser el “heredo de Chávez”.

“Es una clara traición al legado de Chávez al querer derogar la Constitución”, dijo.

Luis Vicente Leon sostuvo que si el gobierno tiene éxito con la Constituyente no traiciona o destruye el legado de Chávez sino que consolidaría el movimiento con una Constitución no democrática.

Una opinión similar tuvo John Magdaleno, que considera que Chávez ya había intentado reformar la Constitución y cambiar el sistema político en 2007 con planteamientos que esencialmente configuraban un estado comunal, por lo que hace Maduro es seguir el camino propuesto por el fallecido presidente.

Publicidad:

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: