La emotiva escultura que un padre hizo de su hijo fallecido se ha convertido en una inspiración

Share:

Cuando Mattew Stanford Robinson nació en 1988, le dijeron a sus padres, Ernest y Annek que sólo viviría unas pocas horas. Matthew nació con discapacidad severa por falta de oxígeno y complicaciones en el parto. Estaba casi ciego, paralítico, y sólo habló una cuantas palabras. Pero desafío los pronósticos tan desalentadores que le dieron, al final esas pocas horas se convirtieron en casi 11 años, murió en 1999.

Para que aquel sombrío lugar se llenara de felicidad, Ernest y su primo Susan Cornish fabricaron una estatua en memoria del joven. La escultura representa a Mateo saliendo de su silla de ruedas. Desde que se finalizó la tumba de Matthew se ha convertido en una inspiración para las personas que se enfrentan a discapacidades.

La lucha y alegría de este pequeño ha inspirado al señor Robinson ha iniciar una fundación, ‘Ability Found‘ para ayudar a las personas discapacitadas.
El carisma de este niño perdura en la memoria de quienes lo conocieron y através de esta fundación.

Linda historia, ¿no crees?

Vía: mymodernmet.com

Publicidad:

Share:
A %d blogueros les gusta esto: