Luis Vicente León: “No veo un cambio político en el 2017”

39
0
Share:

El director de la firma Datanálisis no cree que se logre un cambio político a corto plazo en el país. El economista revela que según sus mediciones, 88 por ciento de los venezolanos piensa que el país está mal o muy mal

Para Luis Vicente León, presidente de la firma Datánalisis, el problema de fondo de la crisis económica en Venezuela es puntual: El intervencionismo y el control excesivo que empeora por la incapacidad del Ejecutivo de reconocer sus errores para aplicar correctivos. Las expectativas no son alentadoras. Solo un cambio de modelo ayudaría a salir del trance histórico por el que atraviesa el país, pero -a su juicio- la “irracionalidad” parece predominar, ya que “el Gobierno maneja mejor su supervivencia política que la economía”.

Durante su visita a Maracaibo, donde ofreció ayer un foro sobre perspectivas económicas, el analista no dejó de apartar un momento para una entrevista exclusiva con La Verdad. Expresó que hay muchas dudas sobre la capacidad de respuesta del Gobierno para 2017. Afirmó que ciertamente habrá mayores ingresos por los precios del petróleo, lo que le permite proyectar que esto permitirá “maquillar” la crisis, pero sin resolver la raíz del problema que es el modelo aplicado en los últimos años. Una de las previsiones es que el Gobierno seguirá con el control y con las importaciones.

– ¿Cuál es la falla del modelo económico del Gobierno?

– El intervencionismo. El pensar que vas a resolver la inflación controlando los precios, o la devaluación controlando el tipo de cambio, o el contrabando cerrando fronteras. Ni la inflación, ni el contrabando ni la devaluación son causas. Todas son consecuencias y estas solo se resuelven atacando las causas.

– ¿Una mayor flexibilidad aportaría soluciones?

– Absolutamente. La gran medida económica de Venezuela es reconocer la necesidad. Primero, reconocer la crisis y que lo que hemos hecho no ha funcionado, aunque no lo digas, pero que por lo menos, lo admitas internamente, además, avanzar en un modelo de ajuste que permita rescatar equilibrios. Eso solo se hace abriendo mercados, reconociendo, tendiendo al proceso de apertura en los precios, permitiendo que los agentes compren y vendan al precio que tengan que hacerlo para bajar la demanda. Luego, apoyar a la población más pobre con subsidios directos y no con los indirectos que no les llegan.

– Diversos sectores dicen que la falta de cambio político es la traba para salir de la crisis, ¿es cierto?

– El modelo económico se debe básicamente a la tozudez del Gobierno venezolano al no reconocer sus errores y aplicar correctivos. Tú puedes aplicar correctivos, incluso dentro del modelo de izquierda, ni siquiera tienes que irte a la derecha ni a la apertura global o al capitalismo. La izquierda moderna es bastante racional.

– ¿Por qué el Gobierno no toma los correctivos?

– Porque no es moderno, porque hay muchos intereses alrededor de las distorsiones. Muchos que viven de las distorsiones reciben dólares baratos para venderlos caros, y no es el sector privado porque la mayoría de las importaciones son públicas. También hay elementos ideológicos que juegan un papel importante. Hay actores que rechazan la posibilidad de tomar cambios económicos, incluso porque están dogmáticamente conectados con el control del intervencionismo.

– ¿Hay ambición de poder?

– Siempre hay ambición de poder. Lo hay en el chavismo y en la oposición, pero ese no es el problema. El punto es que hay irracionalidad económica y eso es más grave que la ambición de poder.

– ¿Proyecta un cambio?

– Creo que es mucho más probable que veamos pequeños cambios en materia económica que en lo político. ¿Qué presiona el cambio político?, ¿la oposición? Esta se encuentra fracturada con debilidad intrínseca y con graves problemas para operar. ¿El pueblo? La hipótesis clásica de que una explosión social implica una salida del Gobierno no electoral, no es demostrable. No pasó en Cuba ni en Rusia, tampoco en China o en Zimbabue, entonces por qué va a ocurrir aquí. Es probable, pero no hay una correlación directa. Eso es impredecible.

– Entonces, ¿no prevé un cambio político para este año?

– No veo un cambio político a corto plazo, por lo menos, no este año o hasta finales del año que viene. Ya allí la discusión es electoral.

– ¿Quiénes sufren mientras el Gobierno persiste en su inflexibilidad?

– Todos, porque el país se primitiviza. No importa que seas de clase alta, media o baja. Todos viven en un país peor. Algunos, porque tienen que contar el dinero para pagar la comida. Otros, porque perdieron su capacidad para tener una vida digna a pesar de que coman, y otros porque viven en un proceso de inseguridad brutal, que incluso los lleva a salir del país, aunque los más afectados son los más pobres porque se dejan llevar más por el populismo y aplauden más los controles debido a que entienden menos la economía. Sin embargo, si hoy le preguntas a la población más pobre si está de acuerdo con los controles o las expropiaciones, más de 80 por ciento responderá no, lo que indica que esta crisis se ha convertido en una especie de maestría antiintervencionismo y control.

– ¿Qué porcentajes maneja sobre la apreciación de la gente ante la crisis?

– 88 por ciento piensa que el país está mal o muy mal. Ocho de cada 10 venezolanos quiere cambio político y nueve de cada 10, uno económico, incluso los chavistas quieren un cambio económico.

– ¿Cuáles son sus proyecciones para finales de este 2017 en cuanto a desabastecimiento y niveles de pobreza?

– Tendremos problemas de desabastecimiento a lo largo de todo el año, pero ya no será tan grave como el año anterior. El abastecimiento mejoró más de 20 puntos, no porque se resolvió el problema económico, sino porque se hicieron los locos con las importaciones grises, contrabando por frontera, importaciones en dólares libres, consigues más arroz que en el pasado, el problema es que es más caro que en el extranjero. Esto empobrece cada vez más a la población y la hace dependiente de los repartos y del populismo, una relación perversa porque el Gobierno pudiera no estar tan interesado en resolver el problema para que la gente sea más dependiente.

– ¿Cree que la oposición debería ir a primarias antes de hacer elecciones?

– Si quieren tener éxito deben ir unidos. Las primarias es un mecanismo de unificación importante para resolver las diferencias, pero no estoy tan seguro que en este momento pueda ocurrir tan fácilmente como antes, porque antes participaban solo los opositores, ahora necesita a los independientes para ganar, estos últimos son tan grandes como la MUD, están 40 a 40 más o menos.

Publicidad:

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: