No te equivoques: esto es lo que de verdad excita a las mujeres

Share:

Te has pasado toda la vida intentando encender a las mujeres con caricias por todo el cuerpo o abrazos cuando en realidad con eso no basta.Te contamos lo esencial

La importancia de los preliminares en las relaciones sexuales es de sobra conocido. Tenemos numerosos estudios y referencias de profesionales que evidencian que las mujeres necesitan juegos previos, caricias por todo el cuerpo y charla antes de practicar el coito para que este sea satisfactorio. Lo dicen, por ejemplo, los expertos de ‘Psychology Today’ o el terapeuta sexual Ian Kerner en ‘Deccan Chronicle‘, donde afirma que “los hombres se excitan tan rápido como la luz, pero se necesita tiempo para que las mujeres se pongan a tono, de ahí la importancia de los comúnmente obviados preliminares“.

Bueno, tiempo tiempo… parece que no. Investigadores de la Universidad de Queens (Nueva York, EEUU) han llegado a la conclusión de que los hombres estimulan zonas erógenas de la mujer que no siempre las excitan. Los preliminares que se extienden hasta 20 y 30 minutos son a veces ineficaces.

 

El esteoreotipo reza que ellos “se encienden con solo apretar un botón”; según esta investigación, a ellas les pasa lo mismo

El estudio, cuyas conclusiones se han obtenido tras analizar a 31 mujeres, ha determinado que ellos deben dejar de dar vueltas por el cuerpo de las féminas y centrarse prioritariamente en dos zonas: la vagina y la vulva. ¿Por qué? A las damas objeto del experimento se les puso un vídeo de preliminares de 18 minutos de duración, y luego otro de 18 minutos también en el que se veía a parejas manteniendo relaciones sexuales. Mientras, se les medía el nivel de excitación. ¿Resultado? Ellas se encendieron más cuando los vídeos se centraban en la estimulación de la vulva y vagina.

Este descubrimiento va a ahorrar tiempo a los hombres. Las caricias por los muslos, por el cuello, los abrazos y las palabras pueden generar exctitación, pero la diferencia la va a marcar su forma de estimular la zona erógena del aparato reproductor femenino. Esto, además, pone una nota de igualdad entre hombres y mujeres, pues el esteoreotipo reza que ellos “se encienden con solo apretar un botón”; ahora, según esta última investigación recogidapor ‘Men’s Health’, parece que ellas son iguales.

Qué hacer en la ‘zona V’

Una vez que sabemos que se puede perder el tiempo acariciando zonas erógenas que a ella la dejaban más templada que caliente, vamos a pasar al punto definitivo: qué hacer en la vagina y la vulva. Como siempre en la vida, tienes varias opciones. Elige la que más te convenga, pues todas son válidas, ya que se centran en la zona, que llamaremos, ‘V’.

1) Tocamientos sobre la ropa

No es necesario que ella esté desnuda para alcanzar el orgasmo. Puedes hacer que llegue al clímax con la ropa puesta y en cualquier lugar y situación. Es tremendamente fácil. Solo tienes que ir subiendo tu mano lentamente desde las rodillas a la vagina, pasando por la cara interna de los muslos. Ella comenzará a excitarse de inmediato.

No te pases con la velocidad, el ritmo lo marca ella: basta con interpretar las reacciones que provocas en su cuerpo

Una vez en la zona vaginal, realiza movimientos circulares y verticales. Cuando notes que ella está a punto de llegar, puedes hacer una especie de pellizcos en la zona del clítoris. Recuerda que no debes apretar mucho.

2) Sexo oral

Ya que te tienes que centrar en la vulva, por qué no hacerlo con el sexo oral. Recuerda que has de ser de ser delicado y no succionar. Lo que debes hacer es concentrarte en el clítoris. “No te pases con la velocidad, el ritmo lo marca ella: basta con interpretar las reacciones que provocas en su cuerpo”, detalla la actriz porno Amarna Miller. Y, recuerda, no tiene mucho sentido que introduzcas tu lengua por el interior de la vagina. Es raro.

Si quieres más consejos acerca del sexo oral, haz clic aquí o aquí.

3) Con los dedos

Es la clásica masturbación con los dedos. Solo has de introducirlos en la vagina y moverlos dentro. Lo ideal es que los metas en forma de gancho y creando cierta presión hacia arriba, pues estarás estimulando así el conocido punto G. Puedes combinar estos movimientos con masajes en el clítoris. Y, recuerda, nunca jamás debes introducir los dedos simulando una penetración.

Publicidad:

Share:
A %d blogueros les gusta esto: