Qué significa que el Tribunal Supremo de Venezuela asuma las competencias de la Asamblea Nacional mientras se mantenga “en desacato”

32
0
Share:

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela advirtió que ejercerá las competencias correspondientes a la Asamblea Nacional (AN) de ese país, mientras ese órgano se mantenga en situación de “desacato”.

“Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho”, se lee en una sentencia emitida el miércoles.

La oposición venezolana, que controla la AN desde las elecciones de diciembre de 2015, respondió a la decisión con dureza y llegó a calificarla de “golpe de Estado”, en palabras del diputado opositor Julio Borges, quien convocó manifestaciones.

“Es un golpe de Estado y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela (el presidente) Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”, dijo Borges hablando en nombre de la directiva de la AN.

En la oposición, se compara el episodio con el “fujimorazo”, como se conoce a la disolución del parlamento de 1992 por el entonces presidente de Perú, Alberto Fujimori, quien, a partir de allí, gobernó con mano dura.

Pero el TSJ ya había anulado numerosas medidas del Parlamento venezolano desde que la oposición ganó las elecciones y tomó control del Legislativo por primera vez desde que en 1999 Hugo Chávez llegó al poder.

Eso desde que en enero de 2016 declaró a la AN en “desacato”.

Julio Borges junto a otros miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, anunció que convocarán a movilizaciones callejeras.

Pero según denuncian diputados opositores, esta es la primera vez que el más alto tribunal de Venezuela se atribuye la capacidad de hacer las leyes, no sólo pararlas.

“Ésta no es una sentencia más, es una sentencia que marca un punto de no retorno de la dictadura que requiere iniciar un nuevo proceso de movilización y resistencia para enfrentar esta arremetida”, dijo Freddy Guevara, diputado de Voluntad Popular.

Según la agencia Reuters, la medida del TSJ puede llegar a ser una buena noticia para algunas compañías petroleras extranjeras que temían retrasos en sus proyectos ante una advertencia previa de la oposición de que los acuerdos de inversión que no pasaran por el congreso no serían válidos.

VenezuelaDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionSe registraron incidentes aislados entre partidarios del gobierno y la oposición en la puerta de la AN.

En medio de una profunda crisis económica, Venezuela busca levantar fondos para pagar su pesada deuda externa y una de las vías es la venta de su parte en diversos yacimientos. La estatal petrolera PDVSA ofreció recientemente a la rusa Rosneft una participación en la empresa conjunta Petropiar, dijeron fuentes a Reuters.

De hecho, la primera medida del TSJ con esta nueva autoatribuida potestad fue autorizar al presidente Nicolás Maduro a crear empresas mixtas en el área petrolera sin tener que pasar por la AN como exigía la normativa.

¿Por qué está la AN en “desacato”?

La situación de desacato fue dictada por el propio TSJ tras la decisión del Poder Legislativo venezolano de incorporar en agosto de 2016 a tres diputados cuya elección fue impugnada poco después de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

Los legisladores indígenas Julio Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana fueron electos por el estado Amazonas en los comicios en los que la oposición recuperó la mayoría en la Asamblea tras más de una década dominada por el oficialismo.

Romel GuzamanaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionRomel Guzamana en la Asamblea Nacional.

Sin embargo, los tres diputados no están ejerciendo funciones por decisión de la propia Asamblea, el TSJ sigue manteniendo su posición, lo cual ha llevado a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a acusar al máximo tribunal de cercenar el parlamento para favorecer al gobierno.

En agosto de 2016, el TSJ de Venezuela declaró como carente de “validez, existencia y eficacia jurídica” la juramentación de los tres diputados de la oposición y su incorporación al parlamento por considerarla una “violación flagrante del orden público constitucional“.

Desde entonces, ha considerado que todas las decisiones de la AN son nulas.

¿Cómo ha respondido la oposición?

El diputado Julio Borges, cuya condición de presidente de la AN tampoco reconoce el TSJ, anunció que desconocen esta sentencia.

“Esta Asamblea Nacional desconoce al TSJ, ellos se escogieron a ellos mismos, a nosotros nos eligieron 14 millones de venezolanos”, enfatizó.

“Es la primera vez que estas sentencias le otorgan todo el poder a Nicolás Maduro para hacer las leyes que le dé la gana, para dar los contratos que le da la gana y para endeudar al país como le dé la gana (…) es un golpe de Estado con todas sus letras, es una dictadura“, fustigó Borges.

Borges afirmó que los diputados seguirán ejerciendo sus funciones y anunció que convocarán a movilizaciones de calle a realizarse el sábado y la próxima semana.

Publicidad:

Share:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: